Analisis :: La Negra Rica

Analisis :: La Negra Rica

Por     el 04/01/14 a las 11:19 pm.

black bike

Tener una bici nueva es algo que nos lleva de vuelta a la niñez cuando  el viejito pascuero nos traía una nueva bici o nuestros padres nos regalaban una bici para nuestro cumpleaños. La verdad que hasta el dia de hoy la sensación es la misma.

Bueno hace unos días atras a un amigo Montenbaiker le llego su nueva bicicleta que espero por tres meses en completa abstinencia de montar otra maquina. Por lo que este ganoso raider  nos escribió esta oda a su negra rica que les dejamos después del salto.

Ella es…

Ella es como una brisa en el mar en un día de sol intenso.

Ella es como el agua en el desierto.

Ella mi negra, caprichosa, intensa, tecnológica, hambrienta y fogosa.

Ella, mi negra rica, una aparición, una estrella fugaz que decide quedarse…

 

Los pájaros mañaneros anuncian con su canto madrugador que se avecina un #earlyride

Despierto inquieto, se que ha llegado el día; si es hoy. Aún entre sueños me visto pensando en la posibilidad de que esté soñando.

El frescor de la mañana toca mi cara y me refresca, en especial a mis huevos que despues de 3+ meses de abstinencia están al borde de hervir.

Abajo todo listo, casco, llaves, mochila, “protección” y ella, mi negra, esperando estoy listo para convertirme en un “rough rider”

 

El viaje al cerro se hace eterno, en la camioneta el tiempo parece que se alarga.

Ella me mira por el retrovisor y me hace guiños con su culata full floater, coqueta como ella sola, no deja de mover el reverb.

Desesperado pisó el acelerador, 120, 130, 150 por la Kennedy pa_riba, no aguanto más.

 

Muero de ansiedad, llegamos y no lo puedo creer, estamos solos, yo con el equipo puesto y ella dispuesta.

Me acerco lentamente, tocó su puño, despacio, ella se sonroja y hace sonar los frenos XT, chilla.

Me acerco un poco más despacio y la monto por detrás…, si a ella le gusta y se deja ir.

Tomamos velocidad, me pide más. Pedaleo lento primero, luego con más fuerza y pasión.

 

Somos uno, mi negra rica me lleva cerro arriba pulso a pulso, bombeo tras otro. No hay nada mejor.

La subida es dura. La abstinencia cobra su precio. Ella quiere ir más rápido pero yo voy a tope, 170 ppm y todos me pasan. Estoy hecho una bosta.

Ella, mi negra rica es especial, tiene curvas únicas y ángulos sensuales. Esta hecha para la acción. Con sus 65º grados de ataque, subir se hace distinto, te exige compromiso. Te exige pasión, si ella es golosa y quiere más.

Ella tiene un ritmo único, su paso es de animal grande, de gata del monte, de jaguar amazónico. Con sus 650b, con su magia transforma el sendero y lo alisa, piedras chicas y baches, se los come atravesados; si ella es golosa.

 

Estamos arriba, la buitrera ya es nuestra y seguimos siendo uno, con un sólo destino: bike park.

Lentamente la acaricio, se donde tocarla, no más C ahora D, se exita y se alarga de 140 a 160, no lo puedo creer, es una chopera lista para el rock and roll.

Comienza la bajada y su larga estirpe con su 119 cm de separación entre ejes está hecha para la acción

Empiezan las curvas y se deja conducir. Se reclina para un lado y para el otro sin problema. Tomamos velocidad y pareciera que le gustara, se pega al piso, lo muerde y levanta el polvo.

De pronto las zetas aparecen, su delantera de 34 rígida, salvando una y otra vez del polvo y piedras sueltas. A ella le gusta y puede más.

Sin parar un segundo, cerro abajo cada curva y cada mini salto exige lo mejor de mi y pienso si es que no será mucha carne para tan poco gato, te pide manejo, te pide castigo. Ella es ruda y lo sabe.

 

Ya casi al inicio del cebolla no puedo más, los brazos y piernas a punto del calambre, mi estado físico es deplorable y ella sigue on fire.

En cada metro me saca más jugo y me tiene jadeando para abajo a 190 ppm cuando entramos a los rock gardens que pareciera dejaran de existir a su paso.

Ella tiene un tacto único y su suspe trasera y delantera funcionan como una DH, derriten la roca debajo de las ruedas para que pases flotando. Se pasó!

Siento que el Flow se avecina, está ahí a la vuerta de la esquina, que quiere apoderarse de la situación, llegar al clímax, entrar en el tunel, silenciar el entorno y que queden solo jadeos y respiración, pero se escapa. Son muchos detalles que ajustar aún, neumáticos, manillares, sag, rebound y por sobre todo entrenamiento.

 

No iba a entregarse tan fácil la negra rica.

Solo quiero montarla de nuevo

Solo quiero llevarla al Flow

Ella, mi negra rica, una aparición.

Un #earlirider en busqueda del flow

 

Noticias relacionadas con esta que acabas de leer

Comentarios y Opiniones: 19

Deja un comentario