Visión Femenina :: Probando el Montenbaik Enduro :: Por Paci Lizama

Visión Femenina :: Probando el Montenbaik Enduro :: Por Paci Lizama

Por     el 06/05/16 a las 7:04 pm.

Desde la experiencia que va teniendo en el mundo de la bicicleta, Paci Lizama nos irá contando algunas anécdotas para que más mujeres se motiven y para que quienes quieran introducir a sus pololas o señoras a la bicicleta vayan tomando nota.

La filosofía después del último Cape Epic fue tomarnos unos meses de descanso y salir sólo a disfrutar del cerro. Con ese pensamiento en mente fue que decidí participar en la fecha de Curacaví del Montenbaik Enduro, ni yo misma me lo podía creer…yo que le tenía terror a las bajadas, que arriesgo muy poco y que soy cero fan de la velocidad… pero pucha que disfruté!

Un poco de historia

Cuando empecé a andar en bici, hace ya casi 4 años, lo que menos me gustaba era bajar. Las primeras salidas las hice al Monolito y a Las Varas, y cuando iba a Las Varas bajaba por la clásica subida y después por Camino a Farellones. Eugenio, en esa época fanático del Enduro, me acompañaba y me iba dando los primeros consejos con una paciencia única y sin enojarse ¡NUNCA! (consejo 1 para los que quieren motivar a sus pololas: paciencia y sin enojarse).

Como a la octava subida a Las Varas, cuando ya manejaba el tema de los pedales, me incentivó para que bajáramos por el anfiteatro y encontré que era algo demasiado extremo. No podía creer que por ahí se bajaba en bici, pero logramos llegar abajo, a pesar de que iba media asustada y me tuve que bajar de la bici en varias partes. No usaba gps en esa época, por lo que no hay registros de ese récord, pero me debo haber demorado unos 30 minutos.

No me acuerdo que bici tenía, pero parece que era una rígida que Eugenio me regaló para que saliéramos juntos (Consejo 2: sus señoras se merecen las mismas bicis y componentes que ustedes, jaja)…En esa bici siempre bajaba el asiento antes de tirarme, y usaba mucho los pies como punto de apoyo en cualquier cosa que fuera media compleja…con esta estrategia empecé a probar nuevas bajadas y empezaron las primeras caídas…las que obviamente, desde mi perspectiva, siempre eran culpa de Eugenio…no entendía cómo me llevaba a esos senderos, o por qué no me avisaba que venía una dificultad o por lo que fuera. (Consejo 3: no se pongan a pelear y acepten que son culpables, aunque realmente no sea así).

La cosa es que poco a poco fui avanzando y a fines de ese año (2013) cambié la bici por una doble suspensión y con tubo retráctil, una de las piezas de la bici que lejos más valoro, y seguí andando harto. Eugenio se iba a las carreras de Enduro y yo salía a pedalear sola, agarrando confianza más rápido que técnica. Tanto así que a los pocos meses partimos a la BC Bike Race en Canadá, una carrera súper técnica, full raíces, barro, piedras y que tiene especiales de enduro en la mitad de las etapas. Esta carrera dura 7 días y es sólo single track…sufrí mucho, terminé con las dos piernas moradas enteras y muy experta en sacar los pies frente a cualquier peligro.

Después de esa experiencia volvimos a Santiago y nos pusimos a entrenar harto, para prepararnos para las carreras por etapas que teníamos proyectadas. La idea era entrenar de todo, técnica, físico, resistencia, etc. Fue así como me inscribí a mi primera carrera de Montenbaik de enduro el año 2014 para saber de qué se trataba y bajé por primera vez por el Bike Park de El Durazno, lo pasé súper bien y la onda era buena, pero no volví a inscribirme porque teníamos otros proyectos en mente y no queríamos arriesgarnos mucho.

WhatsApp-Image-20160505 (2)

El presente

Entre carrera y carrera, y luego de andar miles de kilómetros, creo que he aprendido harto. Si bien no tengo la mejor técnica y no soy de lo más rápida, algo manejo, y bajo dignamente y por casi todo tipo de terrenos. En eso, me ayuda mucho la bici que tengo, una Pivot Mach 429 SL, bici doble suspensión de XC, en la que me siento demasiado cómoda. La tengo hace 5 meses y siento que el aro 29 y la geometría de la bici me ha ayudado mucho, tanto en las subidas como en las bajadas.

Como para esta carrera iba a usar mi bici que es de Cross Country y no de enduro, Eugenio se preocupó de prepararla lo más posible. Me informó que le iba a cambiar los neumáticos y que me iba a dar vuelta la te, para que quedara con una postura más relajada (Consejo 5: si quieren que la señora pedalee no den la lata y de la mecánica encárguense ustedes).

Para la carrera me inscribí en damas light. No tenía idea cómo estaba yo en nivel en relación al resto, por lo que no quise arriesgarme con la categoría Open, aunque creo que para una próxima oportunidad me gustaría meterme a Enduro 1 para hacer todas las especiales, aunque quede más atrás en la clasificación.

En esta oportunidad Eugenio no pudo ir a la carrera, porque andaba viajando (el es piloto), entonces le preguntó a unos amigos de él que compiten en el campeonato (Álvaro Vargas y Mateo Salazar) si podía sumarme a sus planes, y fuimos a reconocer el sábado. No hicimos todas las especiales, pero al menos pude ver cómo venía la cosa, a qué ritmo había que subir y qué tan largas eran las especiales. Lo único malo fue que no sabía que era necesario usar casco integral, porque lo ideal hubiese sido probarlo ese día. Por suerte me alcancé a conseguir uno con otra corredora (Ferni Flaño).

WhatsApp-Image-20160505 (3)

La carrera

Como yo era Damas Light y ellos Enduro 1, el domingo partimos muy temprano a Curacaví, llegamos allá a las 8.30. Yo largaba a las 9 y ellos cerca de las 12 (demasiado buenos amigos!). Fui a buscar el chip y partí. No estaba nerviosa, porque la subida es relajada, conversada y se sufre poco, y no hay que ir poniéndole, como en las otras carreras en que normalmente participo.

Me fui conversando con un par de chiquillas, a algunas las conocía y a otras no, y la verdad es que eso de poder ir hablando es una de las cosas que más me gusta de esta modalidad, ya que puedes compartir en carrera con los otros corredores, comentar lo que se viene, intercambiar consejos, etc. con lo que se genera una onda muy buena.

WhatsApp-Image-20160505 (1)

En general, las especiales que yo tuve que correr, no tenían grandes dificultades. Había buen grip, no habían mayores obstáculos y los senderos estaban súper buenos, eso sí tenían harta curva, y en una de la primera especial me caí y se me quebró el número…y muy amateurmente, sin pensar que cada segundo es clave, me devolví a buscarlo, y cuando me di cuenta de que no tenía donde llevarlo ni cómo ponerlo nuevamente, lo dejé ahí nomás.

Por principiante, en la segunda especial se me olvidaron los lentes, y justo cuándo me tocaba partir otra corredora me lo hizo ver. Si me volvía a buscarlos, iba a perder muchos segundos, asique me tiré así nomás y tuve la suerte de que otra competidora (Sarita Donoso), que partía después que yo, me los guardó.

WhatsApp-Image-20160505 (2)

Así, entre enlaces y especiales completé la carrera y salí 5ta en la categoría. Partí a las 9 de la mañana y terminé cerca de las una, pero el tiempo real de pedaleo fue sólo dos horas, el resto del tiempo lo pasamos esperando los turnos para bajar. Esto pasa porque en Enduro 2 los tiempos para subir son bastante holgados, lo que permite que corredores que no pueden entrenar mucho, puedan terminar y disfrutar.

Desde mi perspectiva, esta categoría también es ideal para conocer cómo son estas carreras y probar una nueva disciplina, por lo que quienes tienen la curiosidad, debieran entusiasmarse e inscribirse. No es necesario tener bici de enduro, se puede hacer perfectamente en una bici doble suspensión de cross country.

Después de correr me tocó el turno de esperar, mis amigos iban a terminar de correr cerca de las 4. Dejé mi bici en la carpa de Pivot, me cambié de ropa y me dormí una siesta.

023_jonathajunge__6

Empezaron a llegar los corredores más rápidos y el ambiente fue agarrando vuelo. Habían cervezas, hamburguesas y choripanes, y parrillas en casi todas las carpas. La verdad es que se forma un ambiente increíble y empiezan las clásicas discusiones entre los corredores…y sus excusas “me metiste sólo dos segundos”, “me ganaste porque me caí”, “¿si no hubiera pinchado?”, “me taponeó otro corredor”, “quedé cuarto, pero a 5 segundos del podio”, y miles de historias del tipo, que hacen que estas carreras sean aún más entretenidas y dejen a todos prendidos para las próximas fechas.

20160501_134645

Lo que es yo, ya me estoy preparando para el Enduro CTM del 21 de mayo, para correrlo en la categoría mixta con Eugenio (Consejo 6: traten de andar lo más posibles juntos, es una experiencia increíble!).

Nos vemos!!

Gracias Sarita por las fotos!!

WhatsApp-Image-20160505

 

Noticias relacionadas con esta que acabas de leer

Comentarios y Opiniones: 3

Deja un comentario