8 Cosas que Encontré 12 horas de Pivot

8 Cosas que Encontré 12 horas de Pivot

Por     el 21/10/16 a las 3:07 pm.

Partamos por lo básico, camaradería y buena onda, senderos entretenidos y circuitos buenos, cansancio y esfuerzo, son algunas cosas que buscamos en las competencias.

Y las 12 horas Pivot tiene eso y mucho más….tiene una banda tocando en la punta del cerro y también una gaita al amanecer…además de todo lo que pasa en doce horas de carrera.

Por: Paci Lizama

4

Este año el plan era correr en duplas, y con Eugenio quedamos en que él correría de 12 a 6 am y yo de 6 am a 12 del día, de ese modo no tendría que pedalear de noche. Nunca lo había hecho y me daba mucho susto. Teníamos todo medianamente arreglado.

La carrera empezaba el viernes a las 12 de la noche, Eugenio llegaba de un viaje a las 16 horas y cerca de loas 20 saldríamos a Las Palmas. Habíamos conseguido luces y baterías con amigos, íbamos a instalar un colchón en el auto, la logística de la comida e hidratación la teníamos lista y como correríamos seis horas cada uno, no había que coordinar mucho más.

Eugenio llegó enfermo del vuelo, con fiebre y una noche entera sin dormir arriba del avión. No iba a poder participar…y obviamente yo tampoco. Soy muy dependiente de él en todo lo que es bici (y muchas cosas más).

Qué cosas me complicaban: ir a Las Palmas, dónde iba a descansar, cómo hacer la logística…qué iba a hacer en la noche, a qué ritmo tenía que ir para poder correr doce horas, llevar ropa para cambiarme…y miles de cosas más que me hacían dudar. Pero sabía también, que estas carreras son únicas y hay que vivirlas por varios motivos:

5

 

1. Competidores y gente buena onda

Para empezar, un amigo de Pivot me ofreció llevarme y eso fue lo que me convenció de ir. Terminé de empacar mis cosas y como estaba tan insegura respecto de tantas cosas, llevé en la maleta hasta un pijamas y partimos.

Llegué a Las Palmas cerca de las 9 de la noche e inmediatamente me encontré con un grupo de muy buenos amigos con los que siempre salimos a pedalear que habían ido en casa rodante y tenían un buen parlante con música…la logística estaba espectacular. Ahí dejé mis cosas, comimos algo antes de la carrera, planificamos los últimos detalles y esperamos a la largada.

Habían muchos corredores y, una de las cosas más sorprendentes, es que eran de distintas disciplinas: cross country, ruta, ciclocross, enduro, maratonistas…algunos iban solos, otros en duplas y otros en tríos.

 

2. Un ambiente rico

En la noche, antes de la largada estaba lleno de gente. Entre corredores, grupos de soporte, acompañantes, personas de la producción. Había un ambiente excelente, a pesar de que ya eran las doce de la noche…la adrenalina estaba empezando a sentirse. Muchos discutían de la logística, de qué era lo más conveniente, la mejor estrategia, preparaban las bicicletas, las comidas, los últimos consejos, etc. Todo muy buena onda…y por doce horas.

Para que esto no se viviera solo en la base, en el circuito había una banda que te animaba en la subida y luego al llegar abajo en el sector de abastecimiento siempre había gente que te ofrecía su ayuda y te animaba a seguir a otra vuelta. Hacía mucho frío eso sí…

 

2

 

3. Un circuito de lujo

Personalmente encontré que el circuito era muy amigable para hacerlo durante 12 horas y muchas de ellas de noche. Tenía una larga subida al principio, pero era entera pedaleable y la bajada estaba fluida, con peraltes y muy buen grip. No habían cruces de río, sectores muy técnicos ni subidas imposibles. A su vez, era casi puro sendero, lo que lo hacía ser entretenido, algo clave para las largas horas que estaríamos sobre las bicicletas.

 

4. Buena organización

El marcaje, el abastecimiento, la seguridad, el circuito, el ambiente, la puntualidad estuvieron perfectos…pero para mi, lo mejor de todo, fueron los pequeños detalles que marcaron la diferencia: la banda en la noche, la gaita al amanecer en la punta del cerro y la preocupación de cada persona de la organización por hacer que este evento fuera memorable.

3

5. Anécdotas

Siempre después de una carrera uno se queda conversando de las cosas que pasaron. En este caso, uno tiene muchas horas para compartirlas. Algunas cosas que vi en la carrera…gente descansando y durmiendo en pijamas, corredores que inventaban todo tipo de excusas para no ir a reemplazar al partner a las 5 am, cuando tenían que ponerse a pedalear en medio de la neblina…y el bulling que eso implica, gente durmiendo sentada al lado de la bici y algunos otros tirados en el camino…teorías sobre cómo recuperar el cuerpo y qué comidas son las más apropiadas, historias sobre sensaciones y qué pasa en el cuerpo luego de 8, 10 y 12 horas de pedaleo.

 

6. El trabajo físico y mental

Un must en cualquier carrera. Yo, por lo menos, nunca he participado en alguna que no requiera de esa combinación…y esta con mayor razón: Dar vueltas y vueltas en un mismo circuito por horas interminables sin duda refleja la fortaleza que hay que tener en ambos aspectos bien entrenados. El cuerpo empieza a doler, la noche se hace larga, pasas un corredor, luego el mismo corredor te vuelve a pasar y después otra vez…Hay que mantenerse concentrado, sobre todo cuando uno ya va más cansado…saber hasta dónde “meterle” para no pasarse y poder tolerar el resto de la carrera, conocer el cuerpo, etc.

Captura de pantalla 2016-10-17 a la(s) 18.46.29

7. Aprendizajes

Todas las carreras siempre dejan algo, y en esta yo aprendí a usar las linternas, pedalear de noche, dosificar y sobre todo, saber lo importante que es planificar y tener una buena logística. Yo en esta carrera, por ejemplo, fallé en eso. Cuando se me apagaba una batería tenía que ir hasta la maleta que estaba en la casa rodante a buscar la otra, lo mismo con la comida. Siempre habrán imprevistos, pero creo que es fundamental en carreras como esta controlar todas las variables que puedan ser controladas, y dejar las menos alternativas al azar.

 

8. La satisfacción de la tarea cumplida

Luego de un entrenamiento o una carrera siempre queda un gusto…muchas veces es medio amargo por los resultados, pero la mayoría de las veces es una sensación agradable por haber participado, compartido y terminado… Además, uno sabe que se viene el merecido descanso. Esto se intensifica aún más luego de participar en un evento de larga duración, donde el sacrificio fue mayor y el cuerpo y la cabeza saben que lo dieron

 

Qué buscan ustedes en un carrera?

Guardar

Guardar

 

Noticias relacionadas con esta que acabas de leer

Comentarios y Opiniones

Nadie ha dicho nada... por ahora.

Deja un comentario