Doping mecánico

Doping mecánico

Por     hace 6 días.

Jean Christophe Peraud será el principal encargado de perseguir ese tipo de fraude en competición

El uso de motores en competiciones de ciclismo parecía un hecho de ciencia ficción hasta hace poco tiempo. Pero desde hará unos años han ido aumentando los rumores y elucubraciones sobre el mal llamado “doping mecánico” y que simplemente se debería conocer como hacer trampas. Los más escépticos no tuvieron otra opción que aceptar la realidad sobre este tema cuando, hará unos meses, la UCI confirmaba el primer caso oficial de motor en una bicicleta de competición dentro del ciclocross, y en categoría femenina. Si tal tecnología había llegado a ese nivel, ¿cómo no iba a hacerlo a nivel profesional?

Fabian Cancellara fue uno de los nombres más asociados a la polémica del posible uso de motores coincidiendo con algunas exhibiciones de fuerza llevadas a cabo por el suizo en el año 2010. Todo quedó en rumores y suposiciones y ningún hecho confirmado. Vídeos en YouTube analizando sus gestos sobre las manetas mientras atacaba y otras “conspiranoias” del estilo. Esta semana el tema ha vuelto a saltar a la actualidad cuando el ex-ciclista profesional Phil Gaimon acusaba al propio Cancellara en un libro acabado de publicar: “Ese cabrón posiblemente tenía un motor” afirma en su relato.

Ante la reactivación de la polémica la UCI no ha tenido más opción que asegurar que volverá a investigar los hechos y seguirá persiguiendo el fraude tecnológico en el pelotón profesional. Para reforzar esa tarea ha contratado a Jean Christophe Peraud. El francés, retirado en 2016 de la competición, medalla olímpica en MTB y podio en el Tour de Francia, liderará la lucha contra el fraude tecnológico tal y como reseña la propia UCI.

En sus tareas también habrá un importante componente técnico a la hora de analizar el equipamiento y ropa que se puede usar en competición.

Por si les interesa….jajajaja….

 

Noticias relacionadas con esta que acabas de leer

Comentarios y Opiniones

Nadie ha dicho nada... por ahora.

Deja un comentario