Test :: Push Elevensix. El amortiguador hecho arte

Test :: Push Elevensix. El amortiguador hecho arte

Por   el 06/02/17 a las 11:29 pm.

Decía Andy Warhol que ‘un artista es alguien que produce cosas que la gente no necesita tener pero que él, por alguna razón, piensa que sería buena idea darles’. Si nos tomamos al pie de la letra estas palabras, podemos decir que los amigos de Push Industries producen amortiguadores que nadie necesita.

Porque aunque esto es una web de mountain bike, cuando te llega una caja desde Colorado con un amortiguador de 1.200 dólares y una nota que dice, ‘que lo disfrutes amigo’, lo sacas de la caja y lo alzas al cielo como que estuvieras adorando al Dios de la compresión y el rebote. Arte que nadie necesita, pero que todos queremos.

825 gramos de peso convertidos en una inversión que convertirá tu preciada mountain bike en algo más que una bicicleta. Si, el Elevensix no es un amortiguador más. Es una obra de artesanía realizada a mano, con los materiales y estándares de calidad más altos posibles. Por eso cuesta 1.200 dólares y por eso es una pieza que bien podía ser una obra expuesta en un museo de arte contemporáneo.

Andy Warhol también decía que ‘todos necesitamos una fantasía’. La nuestra es el mountain bike. Os contamos la historia de como un amortiguador puede cambiar tu concepto de montar en bici.

Texto: Alberto Álvarez. / Con la colaboración del rider: Carlos Gómez

Fotos estudio: Sebas Romero/ Resto fotos: Alberto Álvarez/Carlos Gómez

Push_02

El año pasado en la feria de Sea Otter, tuvimos una interesante charla con Henry Horrocks de Push Industries. Uno de los capos de la marca americana asentada en Colorado, nos contó todos los detalles de porque el Elevensix no es solo un amortiguador de muelle o resorte.

El Elevensix destaca sobre todo por dos cosas. La primera es que está realizado íntegramente a mano y cada una de sus piezas es una obra de ingeniería. La segunda es que el amortiguador no solo se fabrica según las especificaciones y tipo de suspensión de la mountain bike donde va a ir montada. Además de eso, en Push tienen en cuenta variables como tu peso encima de la bici con todo el equipamiento que llevas, el estilo de conducción y el tipo de terreno donde sales a montar. A partir de todos esos datos, producen el amortiguador como si de un reloj suizo personalizado se tratara.

Eligen el muelle adecuado (Push fabrica muelles con saltos de 25lbs entre cada uno de ellos, cuando lo normal es que sean 50lbs en el resto de fabricantes), eligen los settings de compresión en alta y baja velocidad y a través de la válvula Dual Overhead te permiten tener un parámetro de amortiguador a la hora de bajar y otro a la hora de subir. Eso no significa que luego no puedas cambiar las compresiones en alta y baja velocidad y el rebote, pero afinan tanto cuando lo personalizan para ti, que te lo dejan listo para montar y que no tengas que tocar ni un solo dial. Impresionante.

Push_03

MUELLE Y NO AIRE

Optar por un amortiguador de muelle significa sobre todo un cambio en el peso, estamos hablando de 825 gramos. Para que te hagas una idea del incremento de peso con respecto a un amortiguador de aire como un Float X2 es de 470 gramos más . Lo bueno de los amortiguadores de muelle es que son más fiables que los amortiguadores de aire y cuentan con menos elementos sellantes y juntas que otorgan un aumento muy notable de la sensibilidad sobre todo en pequeños impactos.

En este sentido, el muelle da una sensibilidad enorme que hace que el grip sea muy superior en pequeños y medios impactos, además de a la hora de subir si lo comparamos con un amortiguador de aire.  Y esta es sin duda una de las bazas principales del Elevensix.

En el lado negativo, el Elevensix no es tan configurable como un amortiguador de aire, ya que no trabajamos con el SAG convencional que puedes adaptar a tus preferencias en un amortiguador de aire. En el Elevensix, el SAG viene determinado por la dureza del muelle que te viene montado y su regulación de precarga.

Por eso es tan importante que los datos de tu peso, zona por la que montas y estilo de conducción sean lo más exactos posibles para que desde Push te ofrezcan el muelle con el tarado más exacto a lo que tu necesitas. Y después de desembolsar 1.200 dólares, no creo que quieras seguir pagando por un cambio de muelle…

Push_Accion

La válvula Dual Overhead es una de las muchas particularidades del Elevensix. Es tan sencilla y tan brillante como tener dos circuitos independientes de regulación de compresión, con regulación externa en alta y en baja velocidad. A través de la palanca puedes seleccionar un modo u otro pre configurados sin necesidad de utilizar ninguna herramienta. Puedes elegir por ejemplo un modo completamente abierto con una configuración especial para descenso y otro para pedalear y subir. Así solo tendrás que mover la palanca en marcha para seleccionar uno u otro.

 

Una de las claves del Elevensix es la válvula Dual Overhead. Con el simple movimiento de la palanca podemos tener el amortiguador completamente abierto para descenso, o muy cerrado para ascensos. La palanca es bastante pequeña y depende de como quede montado el amortiguador en tu bici sea un poco difícil de encontrar en marcha. En Push han querido hacerla compacta, porque ya que el amortiguador es bastante voluminoso y cuesta encajarlo en algunas bicis, una palanca más grande podría ser un problema de cara a la integración y espacio en el cuadro.

Así de bonito llega el Elevensix a tu casa. En la nota adjunta puedes ver los datos del rider, así como los settings que han elegido para ti y las personas que se han encargado del montaje y la comprobación. En un documento a parte, tienes el test con diferentes cargas, para comprobar la compresión en pulgadas del propio amortiguador, así como su comportamiento en la posición más firme con el giro de palanca.

Push recomienda que envíes el amortiguador a revisión y servicio una vez pasados de 12 a 18 meses. Además de actualizarte las piezas necesarias a la última versión, harán una completa revisión para comprobar que todo funciona a la perfección, cambiando las juntas y retenes que sean necesarios. Su precio es de USD $125 más los costes de envío.

SENSIBILIDAD POR ENCIMA DE TODO

Montar el Elevensix lleva tan solo unos minutos ya que viene 100% pre configurado para tu bici. Solo tendrás que quitar el amortiguador actual e instalar el Push.

Puesto que ya viene con los settings de fábrica adaptados a ti, es muy recomendables que las primeras salidas las hagas sin modificar demasiado estos settings, ya que viene muy pero que muy afinado de serie. En este sentido es una maravilla la calidad de Push ya que te ofrece un producto 100% personalizado. 

De hecho en nuestro caso lo que hicimos fue comenzar a probarlo tal y como venía de fábrica y después de modificar los settings varias veces, volvimos a los originales porque eran los que realmente ofrecían un mejor rendimiento. Si que modificamos el rebote, ya que queríamos abrirlo al máximo para que tuviera un retorno mucho más rápido, pero incluso abierto del todo, se mostraba un poco perezoso.

Después de hablar con Paul, uno de los responsables de Push en UK (TF Tuned), nos han comentado que la última actualización del amortiguador, la Gen 2 cuenta con una menor restricción del paso del aceite en el rebote debido a un rediseño del pistón. Por este motivo y después de unos meses probando el Elevensix en la Evil The Insurgent, lo hemos enviado a los amigos de TF Tuned actualizar a la última generación para poder probarlo en una Evil The Wreckoning y ver como ha mejorado su funcionamiento. En un par de meses haremos una segunda parte de esta prueba para poder sacar más conclusiones.

Cuando compras un Elevensix, los amigos de Push necesitan saber cual es tu peso con todo el equipamiento que llevas en bici habitualmente, además de conocer el terreno por el que montas y el tipo de rider que eres. De esta manera, el amortiguador te llega preconfigurado para que tu tan solo tengas que montarlo y salir a pedalear. Por supuesto tienen que ser compatible con la bici y para eso debes de consultarlo antes en su página web. En esta primera prueba lo montamos en una Evil The Insurgent y en un par de semanas nos vuelve desde Push donde lo hemos enviado para configurarlo para una Evil The Wreckoning.

EN MARCHA ES IMPARABLE

El Elevensix es un cambio brutal desde las primeras pedaladas. La sensibilidad en pequeños impactos crece de manera sobresaliente, el sistema de suspensión parece que se queda sin ruidos de repente y los niveles de tracción aumentan en todas las circunstancias.

Sin duda este es uno de los principales argumentos del Push. La extrema sensibilidad hace que la rueda trasera se mantenga pegada al suelo en todo momento. Como comentaba antes, aunque nuestro rider Carlos probó diversas configuraciones de compresión en alta y baja velocidad, volvió a las pre configuradas de fábrica por Push, ya que eran las que ofrecían un mayor rendimiento. En zonas muy rocosas el rebote se mostró un poco más lento de lo deseado, pero como comentaba antes, en la próxima revisión y servicio, este se verá mejorado tal y como nos han confirmado en Push.

Independientemente de esto, con el Elevensix todo mejora. Más sensibilidad, más agarre, más tracción, paso por curva más rápido, además de una compresión en impactos grandes muy controlada y que se endurece en la parte final del recorrido, para que el tope sea mucho más suave y controlado. Digamos que el comportamiento de la trasera se asemeja mucho más a un bici de descenso por sensibilidad y control de la compresión, pero con el extra de poder contar con un setting para subir y pedalear con la máxima eficiencia.

Subiendo y tan solo con el giro de la palanca, conseguimos que el sistema hidráulico cierre la compresión en baja velocidad y el amortiguador no se bloquee del todo y ofreciendo cierto recorrido que a pesar de lo que pueda parecer, mejora el agarre en subida muchísimo.

Ese pequeño recorrido sensible y ayuda a que la rueda se mantenga pegada al suelo incluso mejor que un amortiguador de aire, sin que tengamos un vaivén molesto. Es decir, hay control del vaivén, pero con cierta sensibilidad. Y esto es todo un logro teniendo en cuenta que es un amortiguador de muelle. Si además de ser súper sensible, hace que subamos mejor por la tracción de la rueda trasera, los poco más de 400 gramos de más pueden no ser un problema si con ellos aumenta el rendimiento global de la bici.

ESPECIFICACIONES

  • Apto para recorridos entre 140 y 170mm
  • Uso: Enduro
  • Rebote (20 clics)
  • Compresión en baja velocidad (16 clics)
  • Compresión en alta velocidad (20 clics)
  • Válvula Dual Overhead
  • Precarga de muelle
  • Pre-settings de descenso y ascenso
  • Dos circuitos independientes de compresión en alta y baja velocidad
  • Fabricado a mano en Colorado
  • 825 gramos (870 gramos en 216x63mm)
  • Muelles disponibles con incrementos de 25lbs
  • Precio: $1.200
  • Web: www.pushindustries.com

CONCLUSIONES. ¿PARA QUIEN ES?

Bueno, la pregunta tiene fácil respuesta si decimos que es para quien le ‘sobren’ 1.200 dólares americanos de los del tío Lincoln. El precio evidentemente es muy elevado si lo comparamos con amortiguadores de muelle de marcas como Fox o RockShox. Cane Creek o Öhlins tienen un precio elevado (comparado con Fox o RockShox) y un propósito de uso muy profesional del estilo del Elevensix, pero aún así no llegan al precio del Push. Pero la calidad tiene un precio y en este caso sobre todo la personalización total.

Tener una pieza tan clave de tu bici 100% optimizada para ti, es algo que solo los profesionales se pueden permitir. Y en este sentido es donde conviene enfocar el Push. El Elevensix es un amortiguador profesional, para riders de Enduro con un nivel alto, que quieren sacar el máximo rendimiento a su mountain bike.

La extrema sensibilidad del amortiguador, la buena retención de compresión en grandes impactos, la suavidad de funcionamiento en todo su recorrido y el enorme grip que aporta en todas las circunstancias al mantener la rueda trasera siempre pegada al suelo, tienen un precio que ya sabes cual es. Esta claro que no hace falta ser profesional o un gran rider si tienes el dinero y te lo quieres comprar, pero si tu nivel de conducción no está a un alto nivel, es posible que no sepas apreciar las virtudes y la tecnología del Elevensix.

Si tienes pensado hacerte con uno de ellos, lo primero que tienes que comprobar en la página web de Push Industries, es que tu modelo de mountain bike es compatible con el Elevensix. Si no lo es, no dudes en contactar con ellos, por si te pueden ofrecer algún tipo de alternativa.

Comentarios y Opiniones: 6

  • 1
    Lolosaurio Responder
    2 Comentarios.

    1200 usd, enduro specific y no tiene remoto??? una estafa.

    • 1.1
      Explorer Responder
      5 Comentarios.

      Los remotos son para niños de pecho…

      Estoy seguro que este amortiguador es para hombres que saben bajar y no necesitan remotos…

      Niñosuario

      • Retrovertigo
        480 Comentarios.

        Los amortiguadores son para niños de pecho, un macho alfa hace Andes Pacifico en rigida y sin mochila. (que manera de hablar boludeces)

      • Lolosaurio
        3 Comentarios.

        haha… los remotos son para no bajarte de la bici, y no perder tiempo… que es lo que se busca en una carrera no???.

      • Lolosaurio
        3 Comentarios.

        por cierto, un verdadero “hombre”, no necesita un shock de 1200 usd para bajar y subir hecho una corneta.

  • Buen debate. Según mi humilde opinión y lo que todo el mundo que conoce de rígidas y dobles suspensión, es que estas ultimas te perdonan muchos errores, da lo mismo si en subidas te bajas o no. La verdadera conducción ya sea subiendo o bajando la experimentas en una rígida. Ojo que algunos modelos de dobles suspensión, sobre todo de trial, me parecen tremendas maquinas.-

Deja un comentario