Todo lo que fue el Treassure Hunt, by Oakley Chile

Todo lo que fue el Treassure Hunt, by Oakley Chile

Por     el 05/02/18 a las 7:10 pm.

Oakley no se anda con cosas y fiel a su estilo, se las mandó este verano playero en el Parque RKF Aguas Claras.

Para los motivados que se animaron a levantarse el domingo 14 de enero, temprano y vencer los fantasmas de despertar post los taquilleros del sábado  nocturno en los alrededores de Cachagua, Maitencillo y Zapallar, Oakley les tenía preparada junto a Outlife una actividad distinta, un juego, si un juego, pero bien competitivo.

Sólo tres ganaban, pero los premios ya los quisiéramos cada uno de nosotros.

¿Adivinan de qué se trata “el tesoro”?Puede que sea obvio, pero ya se los contamos igual.

La invitación fue para la comunidad ciclista que estaba ese fin de semana en el litoral. Consistió en una especie de “búsqueda del tesoro” similar a la que jugábamos cuando éramos cabros chicos, pero con un tesoro para cabros grandes: unas antiparras Front Line MX, un par de anteojos Jawbraker y un par de anteojos Cross Range.

¿Qué tal? ¿Cuántos de ustedes se están agarrando la cabeza, picados porque no fueron? Bueno, esperemos que sigamos haciendo cosas con la marca y tengan la oportunidad de participar, no se depriman.

El grupo se juntó a las 9:30, se les impartió una charla técnica y explicativa, para liberar a los participantes y que salieran a recorrer un circuito de 18 kilómetros en bici buscando códigos QR por el parque que al leerlos con el celular, desplegaba un texto con nuevas instrucciones para la búsqueda del siguiente punto.

Acá no tenía por qué ganar el más rápido para la bici, como podrá el lector imaginar. Las posibilidades aumentaban entre los más observadores y los que tenían mejor capacidad de navegación. Al cabo de casi dos horas de competencia, el primero encontró el preciado tesoro, escondido entre las plantas. Ambos anteojos y las antiparras se encontraban descansando a la sombra de las hojas. Boooom!

El premio al ganador era simple: como se encontró con los tres productos, tenía la opción de elegir con cuál se quedaba, así no más, tranqui. Al segundo le quedaban dos alternativas y el tercero, que pena, podía sacar el premio que quedaba sin opción a elegir, produciéndose un lamentable FWP (First World Problem).

Al cierre de la actividad, el grupo compartió unos ricos anticuchos para reponer fuerzas y comentar la experiencia, que por supuesto, se pasó para entretenida.

Los queremos atentos. Tal vez pronto Oakley nos tiene más invitaciones!

 

 

Noticias relacionadas con esta que acabas de leer

Comentarios y Opiniones

Nadie ha dicho nada... por ahora.

Deja un comentario