Reporte SAGA Gravel Race San Carlos

| hace 1 semana. | 0

El pelotón de cabeza de carrera llevaba un ritmo brutal

SAGA es una nueva serie de carreras de Gravel de media y larga distancia, con rutas épicas entre la cordillera de la costa y la cordillera de los Andes en Chile.

La primera de estas carreras se corrió el pasado 4 de Septiembre en la localidad de San Carlos, región del Ñuble con un circuito de 147 kilómetros con unos 14 kilómetros pavimentados y el resto por caminos vehiculares de tierra distinta calidad. Aquí va el relato!

Llegamos a las 7:00 y llovía sobre San Carlos.

Nos acercamos al punto de partida y había ambiente de carreras. Por fin luego de 2 años estábamos a punto de correr de nuevo y esta vez en una modalidad distinta.

Ya un poco antes de partir la lluvia se disipó y solo estaba muy nublado.

Varios de los galácticos del naciente Chilean gravel se posicionaban para partir y se largó a tiempo.

Los corredores esperando la hora de inicio, no imaginábamos lo que nos esperaba…

Los primeros 10 kms se rodaría neutralizados (tras el vehículo del staff) para salir de San Carlos.

Rodábamos recién en el kilómetro 8 y PAF! batatazo mental: se me quedaron mis barras de dátiles que son mi arma secreta para alimentación en largas distancias. Tenía 5 geles para llegar al km 70 en donde habría abastecimiento.

Kilometro 10, dan bandera de partida y empezó el festival de palos. Ritmo altísimo y pulsaciones a mil. Entramos en el gravel y se oyeron varios yajuuu soltando nervios y disfrutando que la carrera ya oficialmente empezaba. Entonces el pelotón cambió la forma de moverse porque además de la aerodinámica había que buscar buen nivel de suelo. A esas alturas el cielo ya empezaba a despejarse y el pelotón había estallado.

Timothy Ruedlinger tomando el control del pelotón y Andrés Tagle, quien se llevaría la carrera, siguiéndole la rueda.

En el grupo de delante íbamos unos 12, 3 de mi equipo.

De repente uno de los del equipo me dice: se me soltó el sillín.

Ok paremos apretamos y seguimos.

Voy a avisarle al otro del equipo. Le aviso y en ese momento como que cruzamos un puente, nos adelantó un auto y paro.

Paré a cero. Y mis partners no me vieron y (después supe) pararon mas adelante. El cuento es que en ese minuto no nos vimos. Esperé, esperé y me pasaron los dos pelotones perseguidores.

Cuando asumí que ya no venían, empezó mi nueva carrera: intentar recuperar tiempo y pillar algún pelotón con el que pudiera rodar a ritmo, porque di por descontado que a mis compañeros no los vería hasta la meta.

Le di con todo y empecé a pillar gente. A los primeros los veía a lo lejos y los pillaba rápido. Después cuando los veía, ya no los pillaba tan rápido, se me ponían a rueda y después se quedaban.

Y así…

Más adelante pillé a un socio que cuando lo adelanté se me puso a rueda. Me aguantó. Y me adelantó. Bien (pensé) con este nos vamos. Pedaleamos un rato juntos y pillamos a Ivars Grinbergs que es un ciclista duro que hace poco completó Unbound Gravel (algo así como el mundial de gravel que se corre en Kansas USA). Él iba en el grupo de adelante cuando paré pero me comentó que no ha estado entrenando mucho por lo que aguantó hasta donde pudo.

Momentos antes de la confusión, aun lograba afirmarme en el grupo de cabeza.

Rodamos los tres un rato y vino un puente que marcaba el inicio de la subida. A los 100 metros de empezar a subir me quede solo de nuevo.

Sabía que la subida terminaba en el km 70 en donde estaba el abastecimiento. El camino estaba bien mojado incluso con charcos en algunas zonas.

Cuando llegué arriba pillé a más corredores y empecé a prepararme para recargar botellas y cargar comida.

Pasé por la curva del KM 70 y nada. Solo unos autos indicando que había que girar. Pensé que podía estar más adelante el abastecimiento, pero nada. No lo podía creer. Bueno a meterle nomas. Me quedaban 3 geles y 3/4 de una botella con isotónico.

Empezó la bajada. Súper dura. El piso estaba lleno de hoyos y zanjas hechas por el agua. En dos partes casi me voy al piso y zafé de un par de llantazos gracias a san tubolight. Un par de giros más adelante el camino se puso muy bueno. Aproveche de avanzar rápido. Organizándome para tomar menos agua para que durara. Me tuve que comer un gel antes de tiempo ya que, como los llevaba pegados a la bici, con el zangoloteo de la bajada casi lo pierdo.

De tanto en tanto se veían fotógrafos, alguno que otro personaje alentando, motos de paramédicos patrullando y gente local que en vez de decir “vamos vamos” te gritaban “uuuyuiiiiii”.

Seguí metiéndole, pasando más corredores.

Veo otro corredor adelante y le meto firme para pillarlo. Vienen unas buenas bajadas y el tipo bajaba bien. Cuando me voy acercando caché que era el Sebas, un amigo MTB con el que estábamos alojando. Conversamos un rato, se puso delante y tiró un rato, me puse delante y tiré un rato, me moví para darle relevo y no estaba 😥. A seguir solo de nuevo.

Pasé el km 100 y el piso se fue degradando. Pasamos de un gravel perfecto a un ripio terrible. Me quedaba un sorbo de agua y un gel.  Ya pensaba en recoger agua en alguna vertiente o pedir en alguna casa. Pillé a un corredor que se veía que iba mal, empolvado como chilenito producto de una caída. Luego de chequear que estaba bien, seguí adelante. Vino una curva en 90 grados y había una camioneta con unos bidones de agua. Me acerqué y me dieron agua, plátano y dos mandarinas. ¡¡¡Zafé!!!

Me dicen: ¡¡¡compadre vas súper bien, como 10mo!!!

Vale! Gracias! (incrédulo pensé: que buena onda, ese es el ánimo que uno necesita)

Seguí adelante con un ritmo más bajo porque el camino no permitía tomar mucha inercia. Piso de ripio con calamina, rectas interminables, giro en 45 y otra recta interminable.

Cruces con giros contraintuitivos, pero había que creerle al GPS.

Tuve que pelar las mandarinas con una mano porque el camino estaba imposible y quería seguir adelante

En un punto me topo de frente con una motorhome que era del papá de un amigo (lo había visto en Instagram) y me dice: vas bien!!! 11va posición!!!

WOW, parece que es cierto (pensé)

Me paré en los pedales y empecé a meterle con el alma, agarre velocidad y… a los 3 segundos tuve que volver al ritmo que traía porque las patas no daban para mucho mas.

Seguí y seguí y el Garmin no avanzaba. Marcaba 122 kms y no se movía.

De repente giros para allá, giros para acá… Pam! Asfalto.

Me agarré de abajo del manillar y le di con lo que quedaba. Mas adelante vi unas banderas Specialized, autos estacionados, giro y meta!!! 11vo lugar. Feliz!!!

Mis compañeros de equipo (a los que trate de pillar todo el tiempo) llegaron detrás mío a 6 y 12 minutos. vinieron todo el camino delante y, revisando en Strava, en un giro que hicieron mal, los pasé y quede delante.

Averiguando después supimos que el vehículo que iba con el punto de abastecimiento tuvo que atender un accidente de dos corredoras que habían tenido una fea caída (y que afortunadamente están bien). Por eso fue que derivaron a la camioneta que me abasteció a mi y a otros corredores (cosas que pasan!)

El spot de llegada tenia comida, sillones inflables, cerveza y hasta lavado de bicis! Un lujo.

Muy buenos premios y como sorpresa quedamos 2dos en categoría equipos así que ganamos premio!!!

En definitiva estuvo buenísimo !!!

Aquí conversando con los capos Mariano Lopez y Paulina Pinto, directores de la carrera y creadores de Across Andes

El principal aprendizaje es que en este tipo de carreras hay que ser lo más autosuficiente posible ya que, en cuanto a la orientación no están marcados los giros con cintas o flechas (ya que son recorridos muy largos y es vía pública) y en cuanto a abastecimiento siempre puede haber percances logísticos con agua o comida y la única forma es resolverlo uno mismo. Es parte de la aventura!

La carrera se la llevó Andres Tagle, seguido por Renzo Corsini y tercero Sebastian Roman, tres ciclistas que están a otro nivel!!!

En damas el podio fue conformado por :

  • 1ra Sandra Franco
  • 2da Susan Barraza
  • 3ra Maialen Zabala

Finalmente en equipos el podio se armó así:

  • 1ro Fireflies Patagonia
  • 2do AV2CC
  • 3ro Iron cycling

Dejamos unas fotitos del capo @ramias_photo y @mariano_lopezn

Mas Información en Across Andes

Comentarios y Opiniones

Nadie ha dicho nada... por ahora.

Deja un comentario

@montenbaik

/montenbaik